Esta propiedad en el Molinar es un ejemplo de intervención de nivel medio en la que no solo hemos vaciado y neutralizado, sino que además hemos modificado algunos de los elementos “estructurales”.

El proceso fue:

1. Vaciar íntegramente de la vivienda, despersonalización de los espacios. Quitamos todos los muebles y todos los objetos personales.

2. Sanear de humedades y grietas y pintar todas las paredes de un tono neutro, incluidos los

alicatados de cocina para acentuar la luminosidad y la sensación de espaciosidad.

3. Lacar siempre en tono neutro toda la carpintería interior.

4. Quitar el arco en obra de la zona de paso entre el ingreso y la sala de estar.

5. Cambiar y aumentar la iluminación de toda la casa para crear calidez.

6. Retirar alicatado, mueble, lavabo y aplique luz de ambos baños

7. Desmontar caseta en aluminio de la terraza superior para dejar libre el espacio y permitir tener

vistas despejadas al mar

8. Cambiar encimera, horno y vitroceramica en mal estado por piezas nuevas

9. Amueblar para dar una idea de la posible funcionalidad de cada uno de los espacios.

Leave a Reply