El hecho de tener tu propio huerto urbano en casa está muy de moda en la actualidad, puesto que de cada vez somos más conscientes de la necesidad de comer bien y de alimentarnos de productos de primera calidad. Los huertos urbanos surgen como resultado de la búsqueda de hábitos más saludables. Es por ello que de cada vez más personas deciden llevar a cabo sus propios huertos urbanos en sus terrazas o jardines y evitar así la compra de verduras y hortalizas en supermercados, las cuales en muchas ocasiones han sido sometidas a procesos en los que se ve alterada su composición principal, cambiando así su aroma y sabor.

Otro factor que influye a la hora de iniciarse en la idea de crear un huerto urbano, es el hecho de que si somos nosotros mismos los que realizamos la plantación, podemos decidir si usar productos químicos, tales como pesticidas, o no, siendo conocedores así en todo momento de qué es lo que realmente estamos consumiendo.

Llegados a este punto, muchos de nosotros tendemos a pensar que el huerto en casa implica mucho trabajo y esfuerzo, pero ponerlo en marcha no es tan complicado como parece a primera vista. Desde Shamdor Real Estate vamos a explicarte cómo puedes empezar con tu huerto urbano siguiendo unos sencillos pasos.

 

Ubicación de nuestra huerta

La primera decisión que debemos tomar es dónde estará localizado nuestro huerto, puesto que existen varias opciones tales como usar nuestro balcón, ubicarlo en la galería o bien en la terraza. En caso de que vivamos en un piso con terraza comunitaria no supone ningún problema, puesto que ha habido casos en los que la comunidad de vecinos comparte la huerta y todos y cada uno de ellos ayudan en la cosecha.

Lo más importante a la hora de elegir el lugar de nuestra futura plantación es tener en cuenta si ese espacio dispone de suficiente luz y si tiene acceso a una toma de agua. Además, la orientación es muy importante, ya que en España una orientación Sur o Suroeste es la ideal para la mayoría de las hortalizas.

Herramientas necesarias

Este punto depende mucho de la inversión que queramos realizar. Lo que sí es primordial es contar con una mesa de cultivo o con una mesa de plantación. Si queremos podemos optar por recipientes verticales o bien usar jardineras y macetas. De todos ellos, si tenemos en cuenta el factor de la comodidad, la mejor opción es el uso de mesas de cultivo puesto que facilitarán nuestro trabajo.

Las herramientas básicas para un huerto pequeño son tales como rastrillo, capazo y guantes, trasplantador, cultivador y azadilla.

Elección adecuada de la tierra

Un error muy común es usar tierra como la que usamos en las macetas, puesto que los nutrientes que esta tierra aportará a nuestros vegetales no son suficientes. Por ello necesitaremos una tierra fértil, mullida, con nutrientes y con capacidad para retener agua.

Para nuestra primera huerta, en Shamdor Real Estate os recomendamos el uso de sustratos, que son unos preparados para facilitar el crecimiento de nuestras verduras y hortalizas. Podemos encontrar los universales o bien específicos para cada tipo de plantación.

Productos para sembrar en nuestro huerto

Aquí ya influye la decisión de cada uno a cerca de qué tipo de alimentos queremos obtener con nuestro huerto. Compraremos o bien semillas o plantones, teniendo siempre en cuenta el calendario de siembra, para conocer en cada momento del año qué hortalizas podemos sembrar. A modo de ejemplo, os podemos adelantar que en otoño-invierno es la época del brócoli, apio coliflor, puerro o pimiento, entre otros, mientras que en primavera-verano es cuando podemos plantar nuestros calabacines, berenjenas, pepinos y tomates.

La rotación de los cultivos es de vital importancia, así como la separación entre los mismos ya que no todos los vegetales pueden ser cultivados uno al lado del otro. Contar con un buen abono es primordial para que nuestra cosecha sea de calidad y se intensifique el sabor de nuestros vegetales. En el mercado vamos a encontrar desde fertilizantes orgánicos hasta fertilizantes químicos.

 

 

Hasta aquí un pequeño resumen de los consejos más básicos e importantes a la hora de poner en marcha nuestra huerta en casa. Recordad, estas huertas en medio de la ciudad son muy interesantes porque producimos nuestros propios alimentos y sabemos qué estamos comiendo, descubriendo así el verdadero aroma y sabor de las frutas y hortalizas. De este modo, evitamos el consumo de agriculturas agresivas y alimentos transgénicos, además de beneficiar a nuestra salud mental ya que la huerta es un excelente anti estrés al ser una actividad divertida y relajante.

En definitiva, cuando recojas los frutos de tu huerto urbano no volverás a comprar frutas y verduras en el supermercado porque habrás descubierto el auténtico sabor de la huerta.

#Shamdor